Follow by Email

28 may. 2011

Señora

Usté señora,
usté que ha olvidado
la blusa suya
en los versos míos.

Usté que me acompaña
cuando la mesa es grandísima
y hasta las sombras
se pierden.

Usté que en los tendeeros
guinda sus días
y mis miraas
como medias apenitas lavaas.

Usté que se acuerda de mi,
usté que agarra mis poemas
y los guarda entre su sontén,
usté que no tiene nombre
y sin ropa,
no lo necesita.

A usté le van estos
pobres versos,
pa que le lleguen,
cuando llega el camión de la basura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario